La ciencia de ser feliz

En la actualidad la “psicología de la felicidad” es una ciencia comprobada por una serie de medidas experimentadas para incrementar el bienestar de las personas (la felicidad) y volverte una persona positiva. El problema puede ser la percepción o concepto que cada quien tiene sobre lo que es la felicidad, por lo que esta teoría combate los actuales estigmas y dice que podemos ser felices sin importar quiénes somos, qué hacemos, o cuánto ganamos. Cambiando nuestros hábitos podemos combatir patrones y volvernos de esas personas que ven “el vaso medio lleno”. A continuación te diremos por dónde empezar:

Genera hábitos positivos

Repetir continuamente una serie de acciones es lo que construye un hábito, empieza por poner en práctica los siguientes y observa cómo se transforma tu entorno:

  • Expresa gratitud constantemente: escribir un diario puede ser una gran forma de hacer consciencia sobre las cosas de las que deberías estar agradecido. También es importante que digas a los demás lo importantes que son para ti y agradecerles por ser una fuente de amistad, apoyo o aprendizaje.
  • Fortalece tus conexiones sociales: determina un tiempo para pasar tiempo con tus amigos y familia frecuentemente.
  • Extiende tu apoyo y ayuda a más personas como tus vecinos y conocidos.
  • Ofrécete de voluntario en algún programa u ONG y comparte tu tiempo y talentos con los que más lo necesitan.
  • Haz ejercicio, busca una actividad que en realidad disfrutes y hazla por lo menos 3 veces a la semana.
  • Medita, la espiritualidad es necesaria para generar plenitud, no importa qué religión o método practiques.

Ve el estrés como un reto en lugar de una amenaza

Todos sabemos lo malo que es el estrés para nuestra salud física y emocional, pero muchas veces preocuparse por estar estresado puede ser una forma de aumentarlo también. A pesar de que un tiempo de calidad con los amigos, un visita al spa o la meditación son excelentes métodos para reducirlo, existe un nivel de estrés que siempre será parte de nuestra vida, y al verlo en una perspectiva diferente puede dejar de afectar nuestro cuerpo con síntomas como dolores de cabeza, de espalda y fatiga.

El estrés puede tener un aspecto positivo y en realidad traer una serie de beneficios como: incrementar la productividad, agudizar los sentidos, brindar nuevas perspectivas, profundizar las relaciones, mejorar la fortaleza mental, e incluso, incrementar el sentido de apreciación. Ahora que ya conoces estos beneficios puedes ver cómo un poco de estrés visto con otros ojos podrá mejorar tu productividad y ayudarte a lograr tus diferentes metas.

Piensa Joven

Realmente somos tan jóvenes como nos vemos y nos sentimos. Una serie de estudios realizados en Harvard han comprobado que la gente que se siente joven, luce joven, y viceversa. Muchas personas que presentan signos de envejecimiento como calvicie, líneas de expresión y canas se sienten mayores, e incluso existen casos donde estos factores influyen en la salud y la longevidad. Por lo que podemos hacer hincapié en la importancia de la imagen como algo más profundo por su influencia en la autoestima y todas sus repercusiones.

Cultiva un sesgo positivo

Las investigaciones indican que si la mayoría de nuestras interacciones con los demás durante el día son positivas o neutrales, y experimentamos una negativa, al final del día lo más probable es que el momento negativo o desagradable sea el que más permanezca en la mente y nuestro estado de ánimo, en lugar de pensar en las placenteras o positiva, incluso si fueron más frecuentes. Este es un fenómeno psicológico natural llamado “el sesgo negativo”, que se refiere a cómo se le da más peso a los elementos negativos de nuestra vida que a los positivos, y gastamos nuestra energía evitando experiencias negativas en lugar de buscar experiencias positivas.

¿Cómo revertirlo? Al tener cualquier tipo de experiencia agradable como un abrazo, un chiste compartido o haberte encontrado a un viejo amigo, debes saborear la interacción y pensar en cómo te hizo sentir, por qué se sintió tan bien y lo afortunado que eres al haberlo experimentado. Al hacer esto por al menos 12 segundos, pasa de la memoria de corto plazo a la de largo plazo y de esta forma permanecerá dentro de tu mente, y poco a poco irás cambiando tu forma de percibir tus experiencias.

La ciencia de ser feliz se basa en una serie de experimentos e investigaciones comprobadas, por lo que estas recomendaciones te ayudarán a cambiar tus percepciones y llevar una vida más plena y satisfactoria. ¡Incorpora estos hábitos poco a poco en tu vida diaria y empieza a disfrutar más!

View Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Published by
2 weeks ago