¡Deja de “vivir” ocupado!

¿Cuántas veces has dicho que “vives ocupado” pues no tienes tiempo libre ni para ti? Es momento de que hagas un alto, ¿en realidad crees que nunca tener tiempo para ti significa “vivir”? Poco a poco el ritmo de nuestras actividades diarias nos han restado calidad de vida e incluso nos han llevado a disminuir las horas de descanso. Pero ¿cómo cambiar esta tendencia actual? Considera esta guía para dejar de estar tan ocupado:

  • Estar ocupado es una alternativa: Es una decisión que tomamos, así que no te quejes de todo lo que tienes que hacer, mejor pon manos a la obra y trata de desahogar tu agenda lo más que puedas. Por otro lado, si tienes citas de trabajo que no son tan importantes, procura dosificarlas y no poner todo en una sola semana. De la misma forma, si ya te sientes muy cansado, baja el ritmo de tu vida social y date tiempo para descansar, recuerda que lo único que no se recupera son las horas de sueño.
  • Deja de sentirte orgulloso por estar ocupado: Pues éste es un factor que limita nuestro potencial. Sé analítico y date cuenta si realmente estás más “ocupado” alardeando y/o quejándote, que lo que haces por terminar tus pendientes. Además, tarde o temprano llegará un momento en que la gente se canse de escucharte decir lo mismo de siempre, pues aunque sí tengas mucho trabajo, puedes llegar a dar la imagen que no eres lo suficientemente eficiente y productivo en tus horas laborales.
  • No te pongas el pie solo: ¿Cuántas veces sabes que tienes mil cosas que hacer y aún así optas por pasar el tiempo en redes sociales, reuniones o simplemente contemplando tu agenda sin activarte? Recuerda: “al mal paso darle prisa”.
  • Aprende a decir “no”: Hay momentos en los que debes aceptar que no puedes estar en todo, pues de esto depende tu salud y bienestar; así que prioriza tus compromisos, tanto sociales como laborales en tu agenda y haz un balance.
  • No caigas en la rutina, pero ten momentos que sean únicamente destinados para ti: ¿A qué me refiero? Es importante que destines tiempo para ti y no los reemplaces, por ejemplo, tu hora de ejercicio, de leer, de correr, caminar o hasta de ver tu serie de TV favorita. Todo es cuestión de equilibrio. Comienza cultivando estos pequeños momentos de espacio y deja de lado tu ocupado día.
View Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Published by
2 weeks ago